En años recientes el uso diario de aspirina (en dosis tipo bebé) se ha convertido en tema de conversación habitual, amén de la abundante publicidad del medicamento a través de los medios de comunicación.

Sin embargo, aunque suena fácil e inocuo el asunto es complejo y no debe tomarse a la ligera. Para comenzar debe conversarse con el médico y sus colaboradores; no es una decisión que deba tomar el individuo por su cuenta.

¿Por qué se usa aspirina para prevenir enfermedades de las arterias, específicamente de aterosclerosis y de trombosis?

La enfermedad más común de las arterias es la aterosclerosis o sea el depósito de grasas o lípidos (especialmente del colesterol malo o LDL-C) en las paredes de los vasos arteriales).

Además del depósito propiamente a nivel del sitio de depósito ocurre un fenómeno inflamatorio.

La aterosclerosis termina formando placas que hace protrusión en la luz de la arteria estrechándola. En algún momento esa placa (que puede ocurrir en las arterias del corazón, del cerebro o en otros sitios del cuerpo) se ulcera y rompe. Animación 1.

 

Animación 1. Proceso de la Aterosclerosis.

En el sitio de ruptura de la placa de aterosclerosis se agrupan las plaquetas (corpúsculos sanguíneos cuya función es frenar la hemorragia de pequeños vasos lesionados). Las plaquetas forman un tapón o trombo (un coágulo) en unión de otros elementos de la coagulación.

La formación de un trombo o coágulo que en otras circunstancias es benéfica, en el caso descrito puede ser grave porque en el sitio del trombo o coágulo se obstruye la arteria y al territorio distal, es decir, de allí en adelante no llega la sangre y se produce un infarto (isquemia o falta de sangre). El infarto (por ejemplo, cardiaco o cerebral) conduce a la muerte de los tejidos que no reciben sangre.

La aspirina o ácido acetilsalicílico es un antiplaquetario, es decir, un bloqueador de la acción de las plaquetas y por ende es un antitrombótico o freno de la formación de trombos o coágulos.

Si ha habido trombosis o si el riesgo de que haya es alto el uso de aspirina actúa como preventivo.

Se dice que la prevención es primaria si el individuo es sano y no ha tenido infartos pero puede tener factores (conocidos como factores de riesgo) que lo predisponen a trombosis como colesterol alto, hipertensión o diabetes.

La prevención es secundaria cuando la persona ha sufrido un infarto del corazón o del cerebro y el uso de aspirina busca prevenir que repita.

¿Difiere la acción de aspirina en hombres y mujeres?

Ciertamente. Con base en estudios realizados en miles de pacientes se ha sabido que la acción preventiva de infartos (riesgo cardiovascular) es diferente en hombres y mujeres y más aun diferente según la edad.

¿Se debe tomar aspirina diaria en esos casos?

Todo depende de la evaluación individual del riesgo por parte del médico porque hay un contrapeso muy importante: la aspirina conlleva riesgo de hemorragia gástrica (por irritación inducida por el medicamento). Ese riesgo ocurre tanto en hombres como en mujeres y es mayor si hay historia previa de úlcera péptica (estómago o duodeno).

Ciertos medicamentos y suplementos dietéticos usados al tiempo con la aspirina aumentan el riesgo de hemorragia:

La aspirina está contraindicada en pacientes con enfermedades hemorrágicas, asma, úlceras del estómago e insuficiencia cardiaca (falla del corazón).

El médico sopesará los beneficios antitrombóticos contra el los riesgos de hemorragia en cada caso.

En general en la actualidad hay tendencia a no usar aspirina en la prevención primaria excepto si los factores de riesgo cardiovascular son altos individuos sin historia de infartos.

En cambio en la prevención secundaria (historia de infarto cardiaco o cerebral) el uso de aspirina es recomendado a no ser que haya contraindicaciones.

¿Cuáles son los factores de riesgo que pesan en la decisión de tomar aspirina?

Las personas que tienen uno o varios de los siguientes factores tienen mayor riesgo de infartos del corazón o del cerebro:

¿Qué otros efectos adversos o negativos puede tener el uso de aspirina?

En resumen:

El paciente puede ser candidato para tomar una aspirina al día (de 75 mg) pero la decisión debe ser consultada con el médico. En general, en la prevención secundaria el médico probablemente tomará la iniciativa; en la prevención primaria el médico considerará varios factores antes de hacer una recomendación.

Fuentes:

http://www.iladiba.com/
http://www.mayoclinic.com/
http://www.healthfinder.gov/

Palabras clave:

Adultos; Enfermedades del Corazón y de las Arterias; Aterosclerosis; Trombosis; Infarto del corazón; Infarto del cerebro; Aspirina

SaludHoy.com/ppmt2010.-