Una re­ba­na­da de san­día po­dría te­ner efec­tos si­mi­la­res a los del fár­ma­co pa­ra dis­fun­ción eréc­til e in­clu­so has­ta po­dría au­men­tar la li­bi­do.

Se­gún cien­tí­fi­cos en Es­ta­dos Uni­dos, la san­día tie­ne in­gre­dien­tes que ac­tú­an so­bre los va­sos san­guí­ne­os.

Es­tas sus­tan­cias, lla­ma­das fi­to­nu­trien­tes, son com­pues­tos que ocu­rren de for­ma na­tu­ral en fru­tas y ve­ge­ta­les y que son ca­pa­ces de re­ac­cio­nar con el or­ga­nis­mo hu­ma­no y de­sen­ca­de­nar be­ne­fi­cios pa­ra la sa­lud.

Y en­tre los fi­to­nu­trien­tes que con­tie­ne la san­día, es­tán el li­co­pe­no, be­ta­ca­ro­te­no y el prin­ci­pal, se­gún los cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Te­xas A&M, la ci­tru­li­na.

Se­gún los au­to­res, uno de los be­ne­fi­cios de la ci­tru­li­na, que aho­ra se es­tán des­cu­brien­do, es la ca­pa­ci­dad de re­la­jar los va­sos san­guí­ne­os, igual que lo ha­ce el via­gra.

"En­tre más es­tu­dia­mos a la san­día -afir­ma el doc­tor Bhi­mu Pa­til, quien di­ri­gió la in­ves­ti­ga­ción- más nos da­mos cuen­ta de la ex­tra­or­di­na­ria ca­pa­ci­dad de es­ta fru­ta co­mo po­ten­cia­dor na­tu­ral pa­ra el or­ga­nis­mo hu­ma­no".

"Siem­pre he­mos sa­bi­do que la san­día es bue­na pa­ra la sa­lud, pe­ro con ca­da es­tu­dio au­men­ta la lis­ta de sus im­por­tan­tes be­ne­fi­cios", se­ña­la el cien­tí­fi­co.

Be­ne­fi­cios

A di­fe­ren­cia de las vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les, los fi­to­nu­trien­tes son com­pues­tos que no tie­nen va­lor nu­tri­cio­nal, pe­ro sí tie­nen efec­tos po­si­ti­vos en la sa­lud.

Es­tu­dios re­cien­tes han de­mos­tra­do que los fi­to­nu­trien­tes ac­tú­an igual que los an­tio­xi­dan­tes y uno de sus be­ne­fi­cios, cre­en los cien­tí­fi­cos, po­dría ser el re­tra­so del en­ve­je­ci­mien­to.

La nue­va in­ves­ti­ga­ción des­cu­brió que cuan­do se con­su­me la san­día la ci­tru­li­na se con­vier­te en ar­gi­ni­na.

La ar­gi­ni­na, di­cen los au­to­res, es un ami­no­á­ci­do que tie­ne mu­chos be­ne­fi­cios en el co­ra­zón y el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio y ayu­da a man­te­ner un buen sis­te­ma in­mu­ne.

"La ar­gi­ni­na -di­ce el doc­tor Pa­til- me­jo­ra la pro­duc­ción de óxi­do ní­tri­co que a su vez re­la­ja los va­sos san­guí­ne­os, y és­te es el mis­mo efec­to que tie­ne el via­gra pa­ra tra­tar la dis­fun­ción eréc­til y qui­zás pre­ve­nir­la".

Se sa­be que hay mu­chos fac­to­res fi­sio­ló­gi­cos y psi­co­ló­gi­cos que pue­den cau­sar la im­po­ten­cia.

Y aun­que qui­zás no sea tan es­pe­cí­fi­ca co­mo el via­gra (que es­tá di­ri­gi­da ha­cia la in­duc­ción de erec­cio­nes del pe­ne), la san­día pue­de ser una bue­na he­rra­mien­ta pa­ra re­la­jar los va­sos san­guí­ne­os sin efec­tos se­cun­da­rios, di­cen los au­to­res.

Ade­más, la pro­duc­ción adi­cio­nal de óxi­do ní­tri­co aso­cia­da a la ar­gi­ni­na que se cree ayu­da a me­jo­rar el flu­jo san­guí­neo, po­dría a su vez ayu­dar a tra­tar la an­gi­na, la hi­per­ten­sión y otros pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res.

Y los cien­tí­fi­cos cre­en que la san­día tie­ne otros be­ne­fi­cios co­mo ayu­dar al ci­clo de la urea a re­ti­rar amo­nia­co y otros de­se­chos tó­xi­cos del or­ga­nis­mo.

El úni­co pro­ble­ma es que la ci­tru­li­na se en­cuen­tra en ma­yo­res con­cen­tra­cio­nes en la cor­te­za de la san­día.

Pe­ro los cien­tí­fi­cos es­tán aho­ra in­ves­ti­gan­do la po­si­bi­li­dad de pro­du­cir nue­vas va­rie­da­des de la fru­ta con ma­yo­res con­cen­tra­cio­nes de ci­tru­li­na en la pul­pa.

An­tio­xi­dan­te

Con­su­mir san­día, ade­más, no só­lo ser­vi­rá pa­ra me­jo­rar su vi­da amo­ro­sa.

Se­gún otro es­tu­dio que es­tá sien­do lle­va­do a ca­bo por in­ves­ti­ga­do­res del De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra de Es­ta­dos Uni­dos, cier­tas va­rie­da­des de san­día tie­nen más li­co­pe­no -otro fi­to­nu­trien­te- que el to­ma­te, que has­ta aho­ra ha­bía si­do el "rey del li­co­pe­no".

El li­co­pe­no es el pig­men­to que apor­ta el co­lor ro­jo a la san­día, al to­ma­te y a otros ve­ge­ta­les.

Es­te com­pues­to po­see pro­pie­da­des an­tio­xi­dan­tes y se cree que ac­túa pro­te­gien­do a las cé­lu­las hu­ma­nas del es­trés oxi­da­ti­vo, uno de los res­pon­sa­bles de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, cán­cer y en­ve­je­ci­mien­to.

Se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, ca­si 92% de la san­día es agua, pe­ro el res­tan­te 8% es ri­co en li­co­pe­no.

"Cre­í­a­mos que el li­co­pe­no, que tam­bién se en­cuen­tra en el po­me­lo, exis­tía so­la­men­te en los to­ma­tes" di­ce el doc­tor Pa­til.

"Pe­ro aho­ra sa­be­mos que es­ta sus­tan­cia ocu­rre en muy al­tas con­cen­tra­cio­nes en al­gu­nas va­rie­da­des de san­día".

Este trabajo fue tomado de la página web de BBC Mundo. ppmt2008.-