La Coctelera

HJFMS EN RED "PUERTO CABELLO"

Un medio para expresar en salud, actualidad y sus opiniones personales.

Categoría: Cultura y Artes

15 Diciembre 2008

Cuenta una antigua leyenda de los países nórdicos que un espíritu procedente de una lejana galaxia del universo vino a la Tierra y se instaló en la región del Norte, en lo que hoy se conoce como la península Escandinava, para repartir aquello de lo que los seres humanos no pueden prescindir: paz, amor, armonía y alegría.

Lo cierto es que mucho antes de que viniera a la Tierra nuestro Maestro Jesús, nuestros ancestros ya sabían que algo especial pasaba en el planeta el día más corto del año; inclusive los antiguos romanos inspirados por los griegos celebraban las fiestas de saturnalia en honor a Saturno, regente de Capricornio que se instala en este día.

Esto nos dice que en todas las épocas se reconoce que entre el 20 y 23 de diciembre hay una energía o magia especial que viene a nuestra madre Tierra. ¿Pero de dónde viene toda esa energía?

Definitivamente es un regalo del cielo que nos envía todos los años a través de los movimientos del planeta.

La Tierra se prepara para dar a luz la energía del amor.

Nuestro planeta tiene cuatro movimientos muy espaciales en los que se mueve la energía.

Esos movimientos son dos solsticios y dos equinoccios y los conocemos como primavera, verano, otoño e invierno.

Los equinoccios, como su nombre lo indica, equilibran los movimientos del planeta y los solsticios nos llevan a los extremos; en verano tenemos los días más largos con mayor claridad, época de bailes dinámicos y lujuriosos como los tambores; y en invierno los más cortos, con mayor oscuridad, bailes reposados y de reflexión, y es en esa fecha justo cuando el Sol se pone a cero grados de la constelación de Capricornio, el momento más oscuro de todo el año. En ese instante, el cielo nos hace un gran regalo.

En la mayor oscuridad ingresa a la Tierra la mayor luz, el Espíritu de la Navidad, y allí es cuando recibimos toda esa mágica energía que envuelve todo el planeta. La Tierra se imanta y nos contagia a todos de esos maravillosos sentimientos de amor, paz y solidaridad.

Los antiguos sabios dicen que por ser tan especial ese día, ha sido escogido por diversos maestros para nacer, pero hay uno en especial, un ser que ha marcado nuestra vida por su ejemplo de amor ilimitado, su pureza de intención y sus grandes lecciones de entrega, de justicia, de amor y sobre todo de perdón, Jesús, el Hijo del Padre. êl vino en estos tiempos a darnos todo, êl desafió todas las leyes naturales para venir y dar su vida por nosotros.

Vino en los momentos de mayor oscuridad a darnos su gran luz.

Así que lo que nos llega no es un viejo barbudo, sino una energía maravillosa que viene a reconocer el trabajo que hemos realizado durante toda una temporada y cual niños nos trae de regalo la luz y el amor de los maestros, con su energía de paz, amor, alegría y armonía, que despiertan en nuestros corazones sentimientos de hermandad, solidaridad, amor y paz que regalamos a todos incluyendo aquellos quienes en algún momento fueron nuestros enemigos.

Este regalo nos ayuda a perdonar y olvidar las desavenencias; así también despierta el entusiasmo en todo lo que hacemos. Por eso adornamos la casa, hacemos comidas especiales y así como recibimos este regalo del cielo nos inspiramos y nosotros también damos regalos que expresen nuestro amor y solidaridad por nuestros hermanos.

Cabe destacar que esta misma energía es la que inspira a ese maravilloso ser que fue Nicolás, quien decide dar todas sus ganancias del año en juguetes y regalos para todos, viviendo en santidad con mucho amor a la humanidad hasta convertirse en el San Nicolás que hoy cual leyenda como el gordo barbudo que lleva regalos a los niños conocemos en el mundo entero.

RITUALES Y PETICIONES

Dado que esta energía es un regalo, los seres humanos la hemos bajado a nuestro nivel pidiendo objetos materiales, sin darnos cuenta de que nos regalan una fuerza maravillosa para nosotros mismos generar nuestros deseos.

La sabia naturaleza nos demuestra con sus frutos lo maravillosa y abundante que es la vida y nos dice que podemos tener todo lo que siempre estamos buscando, y en esta época nos regala las mandarinas como símbolo de prosperidad.

Lo primero que deberíamos hacer es prepararnos para recibir esta energía, recuerda que es la gran luz quien viene a visitarte.

Debemos vaciar todo lo que ya no nos sirve para hacer espacio a lo nuevo, esto es vaciar y botar todo lo viejo y dañado que esté en nuestro hogar, pero también y más importante, es vaciar nuestro corazón de odios y rencores para recibir el amor que nos viene del cielo y que generará nuevas y mejores experiencias en nuestra vida.

Limpiar y pulir tanto nuestros hogares como nuestros cuerpos para compartir con los maestros; esto hará más fácil y ligero el contacto espiritual.

Llenar nuestro hogar de flores, frutas secas y mandarinas como el regalo que nos da la naturaleza en simbología de la abundancia y prosperidad que siempre estará en nuestro hogar.

Encender una luz que simbolice no sólo la luz en nuestro hogar, sino también la luz interna en nuestra alma para nuestro espíritu, en nuestra mente para nuestras acciones y en el corazón nuestros sentimientos.

Y sentarnos a hacer nuestras peticiones, pero ¿cuáles peticiones?

Es importante comprender que es un instante sagrado donde ya el cielo, el Padre, el universo te están dando una energía mágica de esencia sagrada, la llegada de luz a tu vida, a tu alma, a tu corazón.

A mi entender, es tan grande que en vez de pedir deberíamos simplemente disponernos a recibir esta gracia de luz, amor, paz, armonía y alegría.

Con eso podemos conseguir todo lo demás, es un instante sagrado para conectarnos con el cielo y tenemos otros 364 días para pedir objetos materiales que sabemos que con el poder de nuestros pensamientos podemos lograr, siempre y cuando le dediquemos atención y acción.

Pero si usted es de los que aun así quieren tomar ese instante sagrado para peticiones materiales, recuerde que primero es nuestra madre Tierra, la humanidad que en ella habita, el propósito y el bien común antes de nuestros intereses personalistas.

Vale la pena trabajar con el agua para limpiar cualquier negatividad, con la Tierra que es nuestra madre y nuestro soporte poniendo nueces y mandarinas como simbología de la prosperidad que nos genera, quemar nuestros deseos para purificar cualquier detalle negativo en nuestra intención y con incienso como simbología del aire para que eleve nuestro espíritu.

Así que dispónganse a comprender y a disfrutar del verdadero sentido y de la magia del Espíritu de la Navidad.

Moralinda Alcalá/ppmt2008.-

10 Diciembre 2008

El misterio de la Natividad se ha representado desde hace siglos por pequeñas figuras que forman el momento del nacimiento del Niño Jesús, al lado de la Virgen María y su esposo José. Según la tradición cristiana, el primero en realizar un pesebre fue San Francisco de Asís en el año de 1223, en las cuevas de Grieco (Italia), usando personajes y animales reales, para conmemorar la llegada al mundo del Niño Dios. Desde entonces la totalidad de los países católicos -entre ellos Venezuela- adoptaron el pesebre como uno de los símbolos navideños. Cada rincón venezolano le ha aportado una identidad cultural distinta y de alguna manera se conserva esta costumbre a la que se le han ido agregando otros elementos navideños provenientes de otras latitudes, como el arbolito y las guirnaldas, pero pareciera que hoy el espacio y el tiempo no son suficientes para mantener esta tradición.

Específicamente la familia carabobeña se ha alejado un poco de ese compartir al "poner el nacimiento", o de invitar a amigos y vecinos a recordar las estaciones de la vida de la Virgen María.

RECORDAR LA SENCILLEZ

Sin embargo, aún se consiguen personas como la señora Micaela Fontana de Gómez, quien junto a su esposo Aristóbulo y sus cuatro hijos lleva más de dos décadas haciendo el pesebre en su propio hogar luego de heredar por parte de sus suegros las figuras principales de este nacimiento que tienen 100 años en la familia Gómez Delgado.

Estas figuras salieron de Guanare, de la casa de La Pastora. Cuenta que al principio eran pocas figuras y era mucho más sencillo que ahora, "porque la vida del Niño Jesús era así, sencilla y humilde".

Admirar este nacimiento causa sensación de paz y nostalgia. Todos los años, la señora Micaela va comprando detalles para agregarle, casi todo el material es desechable, pero igual lo guarda año tras año, sobre todo el musgo porque es difícil conseguirse ahora. Asimismo, palitos de madera, una bombita de pecera para hacer un pequeño río, bolsas de papel arrugadas, coletas pintadas y un poquito de tierra traída de Jerusalén, reflejan un pesebre totalmente hogareño, con sus tradicionales cerritos y paticos en el lago que permanecen brillantes hasta el día de La Candelaria.

Para los Gómez Fontana, la función más importante es que la tradición del pesebre no debe perderse en la familia venezolana.

"La Navidad y el arbolito son hermosos, pero el pesebre siempre debe permanecer en lo hogares porque es como un agradecimiento de todo el nuevo año que viene, una conmemoración a la Virgen y al Niño Jesús".

"Estas tradiciones se vienen acabando en las familias, pareciera que los niños y la juventud no tienen historia. Para ellos formar una familia deben tener una historia de los antepasados y si los padres no se esmeran en seguir esas tradiciones familiares øcon qué herramientas trabajarán sus hijos?", resalta Micaela.

Es cierto que con esto se puede lograr una sensibilización especial. Armar un pesebre da trabajo, pero montar un arbolito y hacer hallacas también.

Lo importante del pesebre es la significación de que somos hogares cristianos, con una formación espiritual grande que viene de las abuelas y eso no debe acabarse.

En el pesebre de Micaela, participa toda la familia, sus cuatro hijos y su esposo, pero además apartan un día especial para realizar una merienda navideña y recibir al sacerdote para bendecir e inaugurar el pesebre.

Esta idea se ha contagiado a otras familias que han conocido el pesebre de los Gómez Fontana. Incluso algunos aportan una nueva figura o un nuevo espacio para el próximo pesebre.

"En realidad, el pesebre viene siendo algo muy personal. Cada quien puede otorgarle un toque de fantasía único y el amor que se le ponga al hacerlo lo hará particularmente especial, sobre todo por honrar a Dios y a la Virgen".

Para Micaela, el pesebre se parece a nosotros, a nuestra vida cotidiana, donde todos están trabajando en la tierra, en la tienda, compartiendo entre todos, así somos los latinos, los venezolanos.

Una particularidad de este nacimiento es mostrar la historia de la Virgen María en sus estaciones, comenzando con la Anunciación, la Visita a Santa Isabel, Buscando posada, El Nacimiento del Niño con la visita de los Reyes Magos y la Estrella de Belén, y finalmente la Huida a Egipto.

UNA ORACION DIRECTA

Otro tipo de nacimiento, que guarda la esencia del culto de la venida del Niño Jesús al mundo, son los pesebres escenográficos del artista plástico Freddy Ortega, quien los realiza de forma ininterrumpida desde hace más de cuarenta años.

Sus cualidades artísticas comenzaron a hacerse firmes desde sus 10 años de edad, cuando realizó el primer nacimiento en su casa.

Luego de iniciar sus estudios en arte, este trabajo fue tomando otra forma al agregarle sus nuevos conocimientos sobre el color, composición. Hasta pasar de aquel nacimiento sencillo a una pequeña maqueta totalmente diferente.

En aquel momento, el artista se valió de eso como una perfecta excusa para hacer una serie de cosas que no podía hacer en la tela de un cuadro.

Encontrar el sitio indicado para llevar a cabo su proyecto le llevó su tiempo.

Ingeniosamente, cual inspiración sublime, tomó una de las ventanas de su amplio apartamento para mostrarse perfectamente ante la vista de sus visitantes, quienes no se percatan de la ausencia del arbolito debido a la majestuosidad con que presenta su creación navideña.

El juego de la iluminación con sentido teatral es su principal característica. Comenzó con una gruta, que es lo más tradicional tomado del nacimiento viviente realizado por San Francisco de Asís, pero luego le fue dando otra imagen, otra idea, creando escenografías con diferentes estilos arquitectónicos, como gótico, barroco, románico, así como capilla bizantina, una casa de alfarero, un establo, casa venezolana, catedrales medioevales, iglesias venezolanas de la colonia, patios andaluces, entre tantos otros.

Ahí empieza la fantasía. Propia del artista mezclando diferentes estilos.

Para Freddy Ortega, este nacimiento significa una oración. Una comunicación directa con Dios.

De ahí en adelante cada año se ha ido tejiendo una idea diferente para presentarlo. Desde ruinas belenistas hasta la casa del alfarero que les dio posada en algún momento. Sus trabajos, desde el punto de vista fotográfico, parecieran mostrar un formato en tamaño natural, debido a sus dimensiones, juego de colores, materiales y luces.

Lo cierto es que desde el mes de octubre, cada año, este artista plástico comienza la creación de esa imagen universal que recuerda la sencillez, el sacrificio y el amor de una sagrada familia que se mantuvo unida a pesar de las dificultades de la época y que hoy pareciera desintegrarse ante la mirada globalizada de una generación que se mantiene indiferente hacia nuestras raíces católicas.

1, 2, 3 y 4: Imágenes del pesebre de Micaela Fontana.

5, 6, 7, 8 y 9: Nacimientos escenográficos de Freddy Ortega

Revista del Domingo
Maidel Vera
E-mail: maiver@notitarde.com
Fotos: Mauricio Rivero y Luis Herrera V.
ppmt2008.-

29 Marzo 2006

“Vocablo, giro o modo de hablar propio de los venezolanos”,
Diccionario de la Real Academia Española (2001)

Así como en casa se colocan apodos a ciertas cosas, se les llaman por nombres que fuera de ese contexto no tendrían sentido, y se llega a crear una especie de código familiar dado por las referencias históricas o por la simple convivencia, pasa en este creativo y variopinto país Venezuela, que siempre se las ingenia a la hora de incorporar nuevas expresiones en la lengua cotidiana. Este hecho quedó demostrado por los 1.497 venezolanismos que fueron aspirantes a ser incorporados a la edición del año 2000 del Diccionario de la Real Academia Española (DRAE).

A continuación te presentamos algunos de ellos, para que “tripees burda” con el léxico de este gentilicio:

Abollado: Aporreado, golpeado, en mal estado.

Agarrao: Tacaño, persona poco espléndida.

Amapuche: Cariño, afecto, amoroso, demostración de afecto o cariño, Antiparabólico: Persona a la que no le importa nada.

Año de la pera: Se refiere al pasado, antiguo, caduco.

Apartaco: Apartamento, morada o lugar de reunión.

Arrecochinar: Arrimarse cómodamente y con descaro, recostarse.

Bala fría: Comida rápida.

Bandera: Persona poco discreta, poco cautelosa.

Bochinche: Ruido, desorden, relajo.

Burda: Mucho, en gran cantidad.

Buzo: Persona que mira fijamente a otra con intenciones morbosas.

Cachifo(a): Servidumbre, persona que trabaja al servicio de otro.

Cacho: Infidelidad, adulterio.

Caleta: Agarrado, egoísta, poco espléndido

Candela: Peligroso, de cuidado.

Carajo, del: Muy bien, súper, expresión que denota satisfacción.

Chalequear: Burlarse, reírse o mofarse de alguien.

Chichón de piso: Persona bajita, enana, pequeña.

Chimbo: Malo, en mal estado. Situación desagradable.

Chiripa, de: Hecho casual o fortuito.

Choro: Ladrón, amigo de lo ajeno, el que no respeta la propiedad.

Coba: Mentira, embuste.

Cocos: Usado para nombrar los senos que llaman la atención por su tamaño.

Culillo: Susto, miedo a algo o alguien.

Curda(o): Bebida alcohólica. Persona que bebe en exceso. Estado etílico.

Cuaima: Serpiente, culebra. Por extensión mujer tramposa, despiadada y celosa.

Despelote: Desorden.

Engorilarse: Ponerse bruto, estar entre terco y violento.

Enratonao: Resaca. El que sufre las consecuencias de una borrachera.

Fría: Forma coloquial con la que se nombra a la cerveza.

Guáramo: Valentía arrojo.

Guiso: Negocio turbio y sospechoso.

Jurungar: Revisar, tocar buscando algo, palpar.

Ladilla: Individuo fastidioso, molesto, a quien todos evitan sin suerte.

Machuque: Relación sexual furtiva y casual.

Mamando: Estar sin dinero

Mamarro(a): Cosa enorme y vulgar.

Manguangua: Algo fácil, sencillo, elemental.

Matraquear: Pedir un soborno.

Metiche: Persona entrometida.

Muérgano: Persona malvada, sin sentimientos.

No va pa’l baile: Exclusión o rechazo de una persona poco deseada.

Pacheco: Frío, baja temperatura.

Palo: Copa o vaso de bebida con alcohol.

Paloma: Órgano reproductor masculino. Persona hábil.

Pana: Amigo, compañero.

Pantallero: Presumido, presuntuoso, persona que alardea de algo.

Pargo: Hombre con ademanes o gestos amanerados.

Pata’e mingo: Algo cercano.

Pata’e rolo: Tranquilo, despreocupado, impasible.

Pea: Borrachera, embriaguez.

Pelando: Carecer de algo, no tener, estar sin dinero.

Pendejo: Tonto, corto de mente, sujeto de burlas.

Piche: Se dice de algo que está en mal estado, podrido, pasado.

Pichirre: Poco espléndido, tacaño

Pifear: Fracasar, intentar fallidamente.

Pilas: Persona avispada, pendiente, astuta, sagaz.

Rasca(do): Borracho, borrachera, sinónimo de curda.

Resuelve: Amante ocasional.

Rumba: Fiesta, agasajo, reunión.

Sacar la piedra: Colmar la paciencia, no aguantar una situación, molestar.

Salado: Persona con mala suerte, poco afortunada.

Sifrino: Persona pudiente, que por lo general denota una actitud despectiva

Tripear: Disfrutar

Tombo: Policía, agente de la ley, uniformado.

Tuyuyo: Protuberancia, bulto, dícese de algo hinchado o sobresaliente.

Vaca, hacer una: Recoger fondos entre varias personas con un fin común.

Yeyo: Espasmo, pérdida del conocimiento, indisposición repentina.

Zanahoria: Persona de hábitos sanos.

Zape: Designa atención o cuidado ante una situación.

Ciertos venezolanismos provienen, en muchos casos, de jergas particulares pertenecientes a grupos sociales definidos, que han logrado extender sus respectivos vocabularios al entorno social del venezolano. Es así como del submundo delictivo podrían llegar al Drae palabras como choro y malandro (delincuente), encanar (apresar) o caleta (el que almacena objetos robados, por extensión, egoísta); de la jerga financiera se propondrán tarjetahabiente (titular de una tarjeta de crédito) y aperturar (abrir una cuenta en un banco); de la juvenil serán propuestas arrocero (el que acostumbra ir a fiestas sin que lo inviten), burda (en demasía), chamo (muchacho, camarada), jeva (mujer, novia) y de la periodística, tubazo (noticia exclusiva).

Diccionario remozado

En el caso específico de nuestro país, ha sido numeroso el contingente de venezolanismos incorporados en la vigésima segunda edición del DRAE (2001), bien sea en forma de nuevas voces que no estaban antes, bien mediante el agregado de nuevas acepciones, propias de nuestra habla nacional, que faltaban en algunos artículos. También se han hecho importantes enmiendas a venezolanismos que ya habían sido incluidos en ediciones anteriores, pero cuya redacción no era satisfactoria. Entre los venezolanismos aceptados en esta ocasión figuran los siguientes: acuseta, amellar, apendejearse, apurruñar (apurruñarse), autobusete, azulillo, bachaco, bandola, báquiro, brollo, cacharra, cachito, carraplana, cayapa, chamo, charrasca, chícora (y su variante chícura); choreto, curucutear, curruña, derrape, empatucar, empavar, empichar (se), engalletar (se), entrépito, espaldero, furruco, gandola, gandolero, guachafita, guaral, jamaquear, jamaqueo, lechina, lidioso, liencillo, majunche, malandro, manguarear, mapire, nepe, noticiero, ñinga, pachotada, paltó, pantaleta, pasapalo, poceta, rebulicio, reláfica, seibó, sócate, tarajallo, voltear, zagaletón, zaperoco. No todos estos vocablos están descritos de manera precisa y satisfactoria, según su peculiar uso venezolano, pero el que ya estén en las páginas del diccionario es importante, y ya habrá ocasión de proponer las enmiendas que sean procedentes en ediciones posteriores. Además, algunos de ellos ya aparecían en anteriores publicaciones, pero, o bien debió enmendarse su redacción, por no ser la apropiada, o bien se les agregaron acepciones que antes no se contemplaban.

Cabe destacar que la última edición en papel del Diccionario de la Real Academia Española, fue la vigésima segunda, en el año 2001, por lo que los consultantes acceden inicialmente a la vigésima segunda edición y, en los casos en que se añada un nuevo registro o un artículo haya sido modificado, verán en la pantalla a través de la red (internet) un aviso que les permitirá contemplar la nueva versión.

Será para mediados de este año que la Real Academia Española ofrecerá el conjunto de más de 12.000 modificaciones aprobadas desde el cierre de la edición anterior hasta junio de 2004. Han sido ya estudiadas por la Española otras que irán siendo aprobadas por todas las academias e incorporadas.

De otros diccionarios

Por su parte, otros diccionarios reconocidos que editan sus páginas anualmente como El Pequeño Larousse, incluye términos que hasta ahora no han figurado en ningún vocabulario, pero que su empleo persistente por escritores contemporáneos y por el público en general han bastado para legitimar las entradas a esta obra, aunque no hayan recibido la aprobación de la Real Academia de la Lengua Española.

¡Qué chévere!

“Chévere” es un venezolanismo que caló hasta constituir una acepción en la Real Academia de la Lengua y prestarse a toda Latinoamérica.

Es fácil reconocer a un venezolano, explican los foráneos, pues los diminutivos (zapatico, casita, cosita...) y la omisión del final de cada una de las palabras son muestras características de nuestra habla.
ppmt2006

Sobre HJFMS EN RED "PUERTO CABELLO"

Este espacio fue creado con la finalidad de informar y dar a conocer a la comunidad de Puerto Cabello Inquietudes,Opiniones, Noticias, Salud, Ciencia, Tecnologia, Artes, Eventos, Investigaciones, Sociales, Cultura y Servicio Publico a los trabajadores de este centro Asistencial, y Pacientes.